La entrega artística y personal de Regina Orozco la han convertido en una mujer fuera de serie, en un personaje polémico, en una de las figuras femeninas más destacadas y respetadas de la escena cultural mexicana. 

 

Nació en la época del amor y paz, de las revoluciones sociales y de la lucha de género. Cursó sus estudios tradicionales y a la par se inició en la ópera, desde el Conservatorio Nacional, hasta la Escuela de Música Juilliard en Nueva York. Fue en el cabaret donde conoció a Jesusa Rodríguez y muchos años recorrieron el mundo con espectáculos de cabaret-operísticos. 

 

Sus dotes histriónicas la han llevado a ganarse un Ariel de la mano de Arturo Ripstein por Profundo Carmesí. También ganó varios concursos en el mundo del “Bel Canto”, primer lugar en la Ópera de Palm Beach y finalista en el Metropolitan Opera House en Nueva York.  

 

Sus ocho materiales discográficos son prueba de la propuesta musical, expresiva lúdica de Regina. Su compromiso artístico descansa en la mirada externa donde su voz tiene presencia, su propuesta es la vez respuesta y su talento tiene un sinfíde seguidores. Con su gran talento y versatilidad ha incursionado en el teatro, el cine, la televisión, la ópera, la música popular y el cabaret 

 

Con múltiples reconocimientos y premios, Regina Orozco se ha dado tiempo para dialogar socialmente con grupos de homosexuales, feministas, trabajadoras sexuales, activistas contra el VIH-Sida, defensores de los animales y ecologistas, convirtiéndose en un ícono de las minorías.