Menu
Hecho en Jalisco
Icon
Image is not available
Image is not available
Image is not available
Image is not available
Slider

La diversidad regional fue la protagonista en la pasada entrega de los Goya: la película que más estatuillas obtuvo fue Handia del país vasco; el cine catalán obtuvo 9 reconocimientos repartidos en 4 filmes (incluyendo la coproducción con Chile Una mujer fantástica); la lista cierra con 5 “cabezones” otorgados a 4 proyectos gestados en Madrid. En estos momentos el cine de la península vive en la diversidad, con relatos que se hablan en euskera, gallego y catalán.
A pesar del centralismo que padecemos en México, la experiencia fílmica regional se está consolidando. En la pasada entrega de los Arieles, de los 3 premios entregados a los cortometrajes 2 fueron para trabajos de Jalisco (Aeronautas y Aurelia y Pedro) y la ficción El ocaso de Juan que es de Colima. En el FICG hemos tenido una constante presencia con los cortos, documentales y largos de ficción made in Jalisco.

Posiblemente tenemos la más abundante cosecha de la producción regional: están en competencia un largometraje de ficción (La incertidumbre), 2 documentales (Lejos del sentido y Donde se quedan las cosas) y 5 cortometrajes (Goyito campeón, Al caer la noche, Primavera, Los últimos veranos y Viva el rey).
Fuera de competencia están Seda, ficción de Barbara Balsategui; La era de la desconexión, documental de Cristóbal González y los cortometrajes La polveada de Isabel Cristina Fregoso y Coamil de Uri Espinosa. Proyectaremos un total de 12 trabajos. En las películas que no forman parte de la competencia encontramos la narrativa de una experiencia extrema, en tanto origen del relato. En Seda se describe el encierro al que es sometido una joven enamorada de un narcisista; en La era de la desconexión un grupo de sobrevivientes de la familia disfuncional y la adicción a las drogas describen sus procesos de recuperación, que los lleva a buscar la paz en la naturaleza… y en la necesidad de la adrenalina; en Coamil se describe un mundo urbano que ha colapsado ante la falta de agua y alimentos; finalmente en una crónica más familiar en La Polveada se retratan las peripecias que sufre un joven que pierde un caballo y dos mulas.

Sumando la mirada desde el interior tenemos en competencia 3 películas filmadas en Oaxaca (Cría puercos, La negrada y Traición) y una en Tijuana (Mente revólver).
El reto más importante para el cine de Jalisco es rebasar las pantallas locales, ante una exhibición nacional dominada por la producción chilanga. Hasta el momento sólo el cine made en CdMx es nacional.

Gerardo Salcedo Romero
director de programación

Facebook Twitter Google+ Pinterest