logo-ficg29quebec-es

Vox Pópuli, Box Office

Vox Pópuli-Box Office
en un año crucial


En 1999, Sexo, pudor y lágrimas, de Antonio Serrano, rebasó los 5 millones de espectadores. En 2002, El crimen del Padre Amaro, de Carlos Carrera generó más dinero, aunque tuvo menos espectadores que la película de Serrano. A lo largo de una década los ingresos de esos dos títulos fueron los máximos históricos, en general las películas más populares del periodo lograban atraer, en promedio, a unos 3 millones de espectadores.
El año 2013 fue anómalo. Supongo que cuando empezó a circular el guion de Nosotros los Nobles y se veía que era una adaptación de El gran calavera, de Luis Buñuel (1941) nadie intuía lo que ocurriría. La crítica cumplió con su trabajo y la señaló como una comedia de “inspiración televisiva”. El diagnóstico fue acertado, pero no explica los resortes que propiciaron la fuerte popularidad de la ópera prima de Gary Alazraki. El hecho de que a partir de marzo y a lo largo de 15 semanas de exhibición rebasara los 7 millones de espectadores provocó otra conclusión equivocada: “pasará una década para que la rebasen”.
En el mes de septiembre se estrenó un proyecto personal de Eugenio Derbez, quien a lo largo de varios años se había dedicado a promover un guion que ostentaba el título de The Stuntman. Durante sus primeros días los números sorprendieron a todos; tan sólo en el primer fin de semana fueron a verla más de tres millones de espectadores. En el mes de noviembre llevaba más de 15 millones de boletos vendidos.
Si la asistencia mexicana era contundente, la reacción al otro lado de la frontera la convirtió en la primera película hispanohablante que arrasó en Estados Unidos. En estos momentos es la cuarta película extranjera con mejores ingresos en la cartelera estadounidense, la rebasan El tigre y el dragón, La vida es bella y Héroe. Estrenada en Norteamérica con el título de Instructions not Included llegó a los 44 millones de dólares y rebasó, como película hablada en español, a El laberinto del fauno (37 millones) y a Como agua para chocolate (21 millones). La ilusión de que las películas mexicanas tienen un mercado más allá de la frontera norte adquirió su certificado de realidad.
La anomalía del 2013 se profundiza cuando vemos que películas como No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, dirigida por Manolo Caro y Amor a primera visa, de Pitipol Ybarra rebasaron al millón de espectadores. En total, el cine mexicano logró capturar al 12 por ciento de la asistencia total.
Vale la pena constatar que las películas de animación están funcionando sólo en sus paises de origen, como es el caso de Metegol -la película más cara del cine argentino. En México es la película latinoamericana estrenada con el mayor número de cines al ocupar 892 pantallas.