logo-ficg29quebec-es

Conferencia magistral con Denis Coté

Denis Coté

La cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, presentó el día 26 de marzo en punto de las 18:00 hrs., en el Paraninfo Enrique Díaz de León, la conferencia magistral con el cineasta quebequense Denis Coté, como parte de las actividades de la 29 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).


La charla, que estuvo moderada por el profesor de Historia del Arte de la Universidad de McGuill, William Straw, se centró en la experiencia de Coté como cineasta alejado de los grandes círculos fílmicos y de técnicas narrativas convencionales. En palabras de Straw, quien hizo una breve reseña biográfica del director al inicio de la sesión, Denis Coté es uno de los realizadores más originales del panorama quebequense en lo que a cine se refiere, debido principalmente a su particular técnica narrativa y a su asidua presencia en festivales alrededor del mundo, de ahí que se le aplique comúnmente el mote de “el señor de los festivales”.


Al momento en que el quebequense tomó la palabra, reconoció sentirse “raro” ante el recibimiento que ha tenido en México y ya entrado en materia, afirmó sentirse incómodo con las retrospectivas en torno a su carrera, puesto que es consciente de que no es una persona muy reconocida, sin embargo, el director se soltó y contó un poco sobre su paso de crítico de cine a realizador y de las dificultades que se implicó en el ambiente cinematográfico. Coté también hizo algunas acotaciones con respecto a su estilo de vida, y al hecho de que nunca fue a la universidad, “no soy una persona anti escuela, pero vivo mi vida”. No le preocupa el éxito, no obstante, se considera una persona bastante pragmática, y eso lo aplica en su trabajo.


En ese sentido, cuando quiere realizar un filme, antes que el guión, lo primero que viene a su mente es la financiación de este, puesto que al ser un cineasta alejado de la industria ―aunque no está en contra de ella―, siempre trata de ser pragmático y de apegarse a lo que la realidad le da, y así mismo sucede en sus películas; a él le interesa lo que sucede en el mundo, en la vida cotidiana de cada individuo, eso es lo que a él, en lo particular, le entretiene.


Sus filmes no van dirigidos a un público en específico, ya que es consciente que la percepción que la audiencia tenga de estos puede llegar a ser muy diversa, por ello, prefiere centrarse en lo que le quiere reflejar, haciendo uso de una técnica narrativa que no sea convencional, asegurando que él no es un buen narrador; que prefiere destruir la historia, y “narrar” a partir de ahí.


Por otro lado, confesó que le resulta difícil trabajar con actores profesionales, debido a las típicas muestras de arrogancia y ego, y que usualmente prefiere elegir a actores no profesionales.


Con relación a aspectos políticos y sociales, Coté hizo hincapié en el hecho de no es un director “social” y que si bien en su obra están reflejados asuntos relativos a la sociedad y a la política, para nada se trata de un mensaje de panfleto: “Yo no quiero cambiar el mundo” y “tampoco soy un buen ciudadano”, “Aunque suene rudo, eso es lo que pienso”.


Una vez terminada la charla, Straw dio paso a la sesión de preguntas del público, en la que Coté, con la franqueza que lo caracteriza se mostró confuso ―y bromeó al respecto― con las típicas preguntas que suelen hacerle tanto público como prensa, permitiéndose también ironizar con los usuales comerciales que los estudiantes suelen hacer con sus proyectos.


Al finalizar la charla, el director del FICG, Iván Trujillo, extendió un agradecimiento a Coté por su cordial participación en el festival y le hizo entrega del Premio Mayahuel, ante la sorpresa de espectadores y del propio Denis.