logopaises-nordicos-es

Menu

CINE MEXICANO | MEXICAN TRIBUTE

ERNESTO GÓMEZ CRUZ

ernesto-gomez-cruz-homenaje

Filmografía / Filmography

1966 Los Caifanes
1969 El águila descalza
1970 Emiliano Zapata
1972 Los cacos
1972 Aquellos años
1974 Tívoli
1974 Auandar Anapu
1975 Cadena perpetua
1975 Canoa
1975 Actas de Marusia
1979 La víspera
1982 Retrato de una mujer casada
1983 El imperio de la fortuna
1987 Mariana, Mariana
1994 El callejón de los milagros
1999 La ley de Herodes
2002 El crimen del padre Amaro
2005 Un mundo maravilloso
2010 El infierno
2010 Un mexicano más


Ernesto Gómez Cruz, el actor comprometido

En su natal Veracruz, Ernesto Gómez Cruz, osciló entre la timidez y la necesidad que lo movió a probar suerte como carpintero, panadero, plomero, repartidor y cargador.
Nacer en 1933 invitaba a que en la adolescencia, un joven deseara ser cantante y compositor. Algunas radiodifusoras o fiestas lo aceptaban porque tenía a Agustín Lara y a Gardel en el repertorio.
Tras varios viajes infructuosos para iniciar carrera musical en el Distrito Federal, encontró una fuente de ingresos como fotógrafo. El destino lo llevó a aprender lo que era el teatro y subir al escenario se transformó en una temporada de cinco años.
Dejando a esposa e hijos en Veracruz, llegó a Bellas Artes a estudiar formalmente arte dramático. Vivía de milagro y seguía empeñado en buscar oportunidades.
Convocado por Juan Ibáñez, al lado de un reparto que incluía desde Julissa a Monsiváis, Ernesto salta al cine en Los caifanes donde interpreta a el Azteca. La película marca un arranque intenso en el celuloide.
Llegó el reconocimiento de los espectadores e incluso admiración por parte de las nuevas generaciones, pero la ausencia de opciones laborales lo llevó a ser barrendero. En esos instantes, venía muy ad hoc al momento de su vida laboral el título de la telenovela de Raúl Araiza que lo puso en la pantalla chica por primera vez: Lágrimas amargas.
A partir de ese momento, sus encuentros y desencuentros se multiplicaron y poco a poco se fue construyendo una filmografía donde hay espacio para el humor, el drama y el melodrama, la reconstrucción histórica o lo experimental. Al lado de talentos de primer nivel Gómez Cruz trabajó con directores que supieron sacar provecho del talento, versatilidad y matices de quien día a día pelea contra su timidez para ser otro. O bien con principiantes al frente o detrás de las cámaras, con los que fue generoso y paciente.
Desde su debut en 1966, llegaron los premios: Arieles, Diosas de Plata, Concha de Plata del Festival de San Sebastián, el Coral de La Habana.
Su entrega, compromiso y sencillez quedan en evidencia en el libro Ernesto Gómez Cruz, la pasión del actor de Gerardo de la Torre que el Festival Internacional de Cine en Guadalajara edita este año como gesto que reconoce una trayectoria única en nuestro cine.