logopaises-nordicos-es

Menu

Del autoconocimiento a la documentación en DocuLab.5

doculab-nota

El laboratorio de formación documental, DocuLab.5, del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, edición 28, contó con la presencia de la directora y productora, Valentina Leduc, el día de ayer, miercóles 6 de marzo, para impartir un mini taller de edición titulado Incisiones en el documental.

 

En su primer día de actividades DocuLab.5 también compartió una mesa de diálogo con el cineasta finlandés Mika Kaurismäki, precedida por la proyección de su documental Mama Afrika. En el evento se contó con la presencia de, Annemarie Meier, crítica y docente de cine que participa en el jurado de Cortometraje Iberoamericano, como moderadora.

El mini taller de edición, Incisiones en el documental, tuvo lugar a las 17:40 horas en el Salón Minerva I de Expo Guadalajara. En este taller se abordaron temas sobre la selección de información idónea para la edición y sobre cómo realizar la construcción de un personaje.

“El documental es sagrado, la realidad es sagrada, el manejo del lenguaje debería ser consistente”, explicó Valentina Leduc, “Algo que ayuda mucho a la construcción del personaje es el conocernos a fondo, cómo hablamos, cómo caminamos, cómo vestimos”.

En cuanto al proceso de selección de la información, la directora señaló que no todo lo que se registra con la cámara es documentable, pues la diferencia no la hacen los recursos técnicos, sino el manejo del lenguaje, asi como el nivel de profundidad emotiva y de conocimiento del tema retratado. 

La proyección de Mama Afrika, de Mika Kaurismäki, tuvo lugar a las 19:00 horas en la Sala de cine Ernesto Gómez Cruz de la misma sede. Este documental, que forma parte de la programación de Son de Cine, es un tributo a la cantante y activista sudafricana Miriam Makeba, un documental que sigue sus pasos a través de su juventud, su éxito en Sudáfrica, el período de su exilio, su irrupción como cantante sensación de talla internacional y sus cuatro matrimonios.

Después de la proyección, el director compartió que a Miriam Makeba se le conocía como “Mama Afrika” porque, a causa de su exilio, contaba con un sinfín de pasaportes; por ello los sudafricanos la consideraban la madre de África. El director también habló sobre el proceso de producción del documental.

“El proceso de elaboración fue muy complicado, en total realicé unas 27 versiones distintas porque no quedaba como esperaba o surgían problemas con los derechos. Me costó trabajo encontrar los clips de películas y conseguir los derechos”. Comentó el director.
 
Para concluir Mika Kaurismäki hizo énfasis en la importancia de ir en búsqueda de nuevas realidades para el desarrollo del documentalista. Mencionó que el encuentro con diferentes culturas ayuda a sensibilizar al ser humano y comprender el lenguaje universal del cine.